jueves, febrero 8

Mis discos, Capítulo 2



Compras 2001-2004:

2001 - 6. Bad Religion - No Substance :enlace
2001 - 7. Bad Religion - The New America :enlace
2001 - 8. Ketchoop - Really lunch are two :enlace
2001 - 9. Sin Dios - Ingobernables :enlace
2001 - 10. Segismundo Toxicómano - Mundo Tóxico :enlace
2001 - 11. Split - Monaguillos sin fronteras VS. Nevergood - El gran timo de la aldea global :enlace
2001 - 12. Sin Dios - Guerra a la guerra :enlace
2001 - 13. Sin Dios - Alerta antifascista + Ruido anticapitalista :enlace
2001 - 14. Hiperkorë - Caldo erótico festivo (+ Vértigo caspo glam) :enlace
2002 - 15. Bad Religion - All ages :enlace
2002 - 16. Bad Religion - Stranger than fiction :enlace
2002 - 17. Beatsteaks - Living Targets :enlace
2002 - 18. Ratos de Porao - Onisciente Coletivo :enlace
2002 - 19. Kloakao - Cuzao de galinha :enlace
2002 - 20. Mairollosnouta - Dudas, furia y demás ratos muertos :enlace
2002 - 21. Segismundo Toxicómano - 1, 2, 3, fuego :enlace
2003 - 22. Koma - El catador de vinagre :enlace
2003 - 23. Bad Brains - Live :enlace
2003 - 24. Sin Dios - Odio al imperio :enlace
2004 - 25. Nirvana - In Utero :enlace
2004 - 26. Samiam - Astray :enlace

A eso se le llama expandir una colección de discos. Los años más prolíficos, los más rebeldes y los más desordenados.

Aprovechando que en Febrero de 2000 inauguraba mi paga, fui acumulando cada vez más basurilla que aún conservo.

Algunos años pueden estar cambiados, año arriba, año abajo.

Como veis, mucho ruido. Sin Dios, con su rabia anarquista, hizo su cierta mella en mi vida, y en aquellos tiempos, mi banda preferida era Bad Religion, como atestigua la cantidad de discos suyos que compré.

Mis discos, Capítulo 1


Prefacio:


Allá por 1996, tenía unos amigos con los que jugaba en la calle. Uno de esos amigos, Fran (un saludo para ti si el destino te lleva a leer esto), era el experto musical, en concreto en rock and roll. Recuerdo cómo renegaba de la música electrónica, "eso no es música de verdad". La banda favorita del momento era The Offspring, que hace poco había publicado el inmenso éxito de "Smash". A mi mejor amigo le flipaba la de "to became to run" ("All I want").

También eran inmensamente populares Def con Dos (madre mía, qué duro me pegó con esa banda) y Rage Against the Machine, aunque obviamente, no nos coscábamos de las letras de Zack de la Rocha. Recuerdo el día en que la madre de Fran, por petición suya, se trajo el "Evil Empire" del centro comercial, vivir para ver.

Yo hacía cosas similares, siendo un criuco sin mucha idea. Así, en una escapada a Pryca (que aún no era Carrefour), me traje el "Ixnay on the Hombre" (¡sin haberlo escuchado!, un clásico de aquellos tiempos), que se convirtió en mi primer disco. El disco era inferior a "Smash", pero pegaba bastante. Guardo un buen recuerdo de escucharlo el mismo día que jugaba a Heroes of Might and Magic 2, en  el invierno de 1997.

Compras (1997-2000):

1997 - 1. The Offspring - Ixnay on the Hombre* :enlace
1998 - 2. The Offspring - Americana :enlace
1999 - 3. Rage Against the Machine - The Battle of Los Angeles :enlace
2000 - 4. Bad Religion - The gray race :enlace
2000 - 5. Hiperkorë - Menage atroz :enlace

Aquí sólo listaré los discos que aún conservo, también eran populares en aquellos tiempos las cintas de cassette.

El "Ixnay" ya no lo conservo, lo presté y lo perdí, pero como fue mi primer disco no puedo más que mencionarlo.

En el año 2000 había una tienda de vicio llamada "Araña digital" donde podías alquilar CDs, ¿qué mejor manera de grabárselos que esa? El primer botín que me traje fue de unos 3 ó 4 discos que me llamaban la atención, algunos los compré después y otros se quedaron en cinta.

Por supuesto, no hubo nada parecido a una grabadora de CD hasta el año 2002. También tuve algún disco que me grababa algún amigo. Si no conocéis los cassettes, no sabéis las tremendas limitaciones que tenían; pero también es un formato romántico y en aquellos tiempos no pensábamos en esas cosas.

A esos amigos del 96 les perdí la pista al año siguiente, más o menos. Pero para Bachillerato me pusieron en el pupitre junto a un amante extremo del hardcore y el punk rock, así que lo que veremos más adelante y me movía en aquellos años es música ruda y rebelde.

miércoles, diciembre 20

martes, septiembre 19

MTG: Vida después del invierno nucelar - Fires of Yavimaya

Nos situamos en el año 2000. Yo afronto el último curso de Bachillerato. Mis amigos se pegan en los recreos con cartas como Skizzik, Jade Leech o Recoil, frescas de la última colección de Magic, Invasión. En el Pro Tour de Chicago de ese año, salta a la palestra el macito que vamos a comentar. Ya más tarde, creo que sería el año 2001, lo veo en marcha en la tienda friki habitual: se trata del Fires of Yavimaya.

Aquí tenéis un extenso análisis del mazo, aunque en inglés. No es la primera baraja en emerger de la debacle del Invierno del Combo, puesto que primero está el ciclo de Máscaras y sus Rebeldes. Algunas Counter-Rebel aún se arrastran hasta el año 2001 o por ahí. Pero quizá, es la primera baraja en causar pavor tras Tolarianas, High Tide, Donate, Yawgmoth's Bargain, Jar...

La base del mazo son los aceleradores verdes de toda la vida, que ahí aún andaban presentes: Elfos de Llanowar y Aves del Paraíso. Se trata de jugar bichotronchos lo más rápido posible para crear amenazas que nos den la partida rápidamente. Con un encantamiento de lo más inocente que es la base de todo: un 1RG que da Prisa a todos nuestros bichos y se sacrifica para dar un +2/+2. Habilidad anecdótica, pero bah.

Nada menos que una mini-Concordant Crossroads, que en su tiempo también debió jugarse hasta la saciedad (o al menos ése es el concepto que tengo de leer alguna revista vieja y tal). Dar Prisa a nuestros bichos es un efecto poderoso, pero sólo si lo conseguimos exprimir al máximo. Con bicharracos como el Blastodermo (un Juzam que sale con prisa gracias a los Fuegos y que se va con el tiempo, tiempo suficiente para aplastar al oponente) o el maravilloso Kavu lengua de fuego, todo un jugador de equipo.





















Con todo, era también habitual ganar con el abusivo combo de Fuegos + Estallido de Saprolines, un encantamiento que cuando lo abrí me pareció un "pa sellado", pero que gracias al efecto benéfico del otro encantamiento permitía pegar con 3 bichos 4/4 en turno 4 o así, toda una bestialidad. El chiringuito te lo deshacía cualquier Disenchant, pero la idea era que para entonces el oponente estuviese cadáver.





















Imaginaos salidas como T1 acelerador, T2 Fuegos, T3 Blastodermo con prisa, T4 otro Blastodermo con prisa (15 daños si no hay bloqueo)...

Y es que lo de los contadores de fading, una especie de "Eco 2.0" (no se exprimieron mucho el coco), era un pasaporte a todo tipo de abusos. Claro que quien a hierro mata a hierro muere: la Ola de Paralaje era una herramienta muy poderosa en manos de los mazos de control. Otro que tal baila es el Alambre enmarañado, ya haciendo de las suyas desde el Estándar de Máscaras.






















A lo mejor exagero con el potencial del mazo porque no sé si llegó a ganar algo, pero espectacular era un rato. Además, resulta gracioso el hecho de encontrar un combo de encantamientos en un mazo de beatdown (de partirte la cara, vamos), pero parece ser que los ecos de la Saga de Urza aún no se iban...